11 diciembre 2005

 "Every good boy deserves favour" (Threshold). The Moody Blues sorprendió a comienzos de la segunda mitad de la década de los sesenta con la canción “Noches de blanco satén”, lo cual parecía que iba a condenar al grupo a llevar el lastre de banda de un éxito que quitaría protagonismo al resto de sus grabaciones, como pasó con tantas formaciones británicas de su tiempo. Originario de Birmingham, el nombre del grupo contribuía al principio a responder a interrogantes sobre el estilo de música que practicaban sus componentes. Tras el periodo inicial de búsqueda, The Moody Blues contó con un estilo propio en el que se mezclaban la comercialidad y la experimentación. El quinteto supo combinar las canciones pegadizas con otras más difíciles de escuchar para quienes seguían la música pop, una mezcla, que por otra parte, funcionaba en cada disco que iba editando el grupo, es decir siempre había una canción o dos que sobresalían sobre el total. “Every good boy deserves favour” ofrece asimismo otra de las facetas del grupo, las cuidadas portadas de discos. En este caso, la obra plástica de la carátula corresponde a Phil Traves, otras se concretaron incluso en cuadros de conocidos artistas. Como siempre las composiciones de Lodge, Edge y Hayward predominan sobre las otros miembros del combo, quienes se adelantaron al rock sinfónico pero sin caer en los excesos de este estilo, pues The Moody Blues suena más a pop que a grupo de los incluidos en el denominado rock progresivo. En los sesenta The Moody Blues era mi grupo favorito de las Islas Británicas; estaba más al tanto de sus discos que, por ejemplo, los de The Beatles, Rolling Stones, The Kinks, Them, Taste, Ten Years After, Sof Machine o King Crimson, entre otros muchos. Con el tiempo, mi interés por la banda de las “noches de blanco satén” fue decayendo, en parte por la aparición de otros estilos en teoría más actuales. Sin embarho, los estribillos de algunas de sus canciones todavía permanecen en mi mente, como “Emily’ s song”, pieza que siempre me recuerda a mi compañera de universidad María Emilia Sánchez.

Canciones: “Procesión”, “The store in your eyes”, “Our guessing game”, “Emily’ song”, “After you came”, “One more time t olive”, “Nice to be here”, “You can never go home” y “My song”.

Músicos: Justin Hayward (guitarra y vocal), John Lodge (bajo y vocal), Ray Thomas (flauta y armónica), Mike Pinder (teclados) y Graeme Edge (batería y percusión).

Otras portadas: The Madnificent Moodies (1965), Days of the futured pased (1967), To our children’ s children’ s children (1969), Seventh sejour (1972), Long distance voyager (1981) y Sur la mer (1988).

No hay comentarios:

Publicar un comentario