06 julio 2011



La música, con letra entra



El jazz ha tenido desde su nacimiento un enorme atractivo entre los creadores de diferentes artes, en especial el colectivo de dibujantes, en el que aparece Eduardo del Río "Rius" Zamora-Michoacán-Méjico, 1934), quien de sus ingente y variopinta obra destaca esta Guía Incompleta del Jazz, editada por Grijalbo en 1984.

Breve, pero sugerente, el libro en 95 páginas ofrece un paseo refrescante, humorístico y rápido por el mundo del jazz, un arte del siglo XX, como lo son el cine, el cómic, la novela negra, en fin apartados de la cultura, con o sin masas, que se interrelacionan entre sí y colaboran entre ellos. En ese sentido, Rius pone a andar a sus monos para ilustrar el recorrido por el siglo de una música, en principio, marginal que en menos de un siglo se ha convertido en referente de calidad, a la vez que de los antiguos burdeles de Nueva Orleans se ha instalado en cualquier país del mundo.

La revisión de esta historia de Rius sirve asimismo para reivindicar su figura y recordar que dejó atrás su nombre original a partir de 1954 cuando le publicaron sus dibujos en la revista Ja-Já, antes había sido seminarista, burócrata, embotellador, cantinero, encuadernador, cajista, chico de oficina, vendedor de jabón un día y empleado de pompas fúnebres, todo un hombre hecho a sí mismo.

La presencia de Rius es constante en diarios y revistas mejicanos, entre otras publicaciones de humor puestas en marcha por el dibujante hay que citar La gallina, El mitote ilustrado, Marca diablo y La garrapata. La ácida crítico y el humor irreverente que despiden sus creaciones ya sean artísticas o literarias no han impedido que a lo largo de su vida haya recibido importantes galardones, pero el mejor premio, sin duda, para él es seguir en el candelero y publicando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario