16 noviembre 2011


La música, con letra entra


Desde la primera mitad de la década de 1970 se produce un interesante fenómeno en el mundo de la historieta hispana: la aparición del denominado cómic underground, que tendrá su punto álgido a partir de 1975, pues en el mundo de la historieta, dirigida a un público más amplio -no sólo el infantil-, aparecen situaciones, ambientes y personajes hasta entonces prohibidos durante el régimen político de Franco.

De las temáticas del underground, a semejanza de lo que pasaba en América del Norte y Europa, el rock constituye sin duda una rica veta que ofrece desde mundos por descubrir, representados en estilos musicales, únicamente conocidos por los iniciados, y arquetipos que simbolizan al antihéroe más relacionado con nuevas formas de vida que con las buenas costumbres auspiciadas por sectores sociales en decadencia.

Fanzines, cómics, revistas y libros participaron de la apertura y la posterior libertad de expresión para dar salida la creatividad de jóvenes y no tan jóvenes que recogían imágenes y lenguajes hasta entonces inéditosl. Las publicaciones, en muchos casos lanzadas por los propios artistas y distribuidas en circuitos alternativos, aparecen principalmente en las grandes urbes y constituyen en el espejo en que comienzan a mirarse bastantes jóvenes.

Una de las revistas que definen el estilo del cómic, otros prefieren la palabra comix, es Rock Comix, centrada en la década de los setenta en la difusión del rock y sus figuras. Uno de los números de la citada revistas, el que ilustra esta información, estuvo dedicado al rock californiano, en concreto el de los años 60 en la zona de San Francisco. Dibujantes, guionistas y escritores dedican sus trabajos a dar a conocer a movimientos reivindicativos, grupos de músicos, canciones y artistas gráficos. En la misma colección hubo espacio para los Rolling Stones, Frank Zappa, el rock duro, King Crimson, Lou Reed y el rock catalán.



El número de rock californiano contó el trabajo de dibujantes como Jorge Fernánde (autor de la portada), Manuel Rubiales, Joan Ramón, Mon Calvó y Montesol. Los textos corrieron a cargo de Freak Molina y Manuel Rubiales. Buena parte de ellos colaboraban en revistas musicales relacionadas con el rock que comenzaban a ser conocidas al igual que el comix underground y sus diferentes tendencias según el lugar o ambiente en que se crease. En el caso del número 5 de Rock Comix, las 64 páginas, ampliamente ilustradas, recogían también información, noticias y canciones sobre, entre otros grupos, The Jefferson Airplane, Grateful Dead o Country Joe and The Fish.





No hay comentarios:

Publicar un comentario