30 septiembre 2015



Satisfied Mind (SubPop) 1993
The Walkabouts
Portada: fotografía de Grandma's Village Antiques



El grupo de Seattle The Walkabouts ponía en circulación su quinto disco de estudio con una acertada colección de canciones de claras resonancias campestres que se anuncia incluso en la carátula del álbum con la vieja fotografía titulada Herman in the Wheatfield, que sirvió de presentación del larga duración Satisfied Mind, en cuya puesta a punto además del combo estadounidense participaron músicos de Patti Smith Group, REM y Screaming Trees, entre otros que tocaron sobre todo instrumentos acústicos y de probada factura country que aportan frescura y variados matices tanto en las canciones más cercanas a la tradición como en las piezas más modernas. Los componentes de The Walkabouts prefirieron en aquella ocasión letras ajenas como las de John Cale, Nick Cave, Patti Smith o Gene Clark, aunque tampoco faltan composiciones de veteranos como Charlie Rich y Johnny Rivers.

Guitarras acústicas, violines, mandolinas, steel guitar, guitarras eléctricas y teclados dan un sabor especial a Satisfied Mind, que se abre con la canción homónima de Rhodes y Hayes y tiene continuidad con esa exultante vertiente más campera en otras piezas como Loom Of The Land, Polly, Dear Darling, Lover's Crime y Will You Miss Me Whem I'm Gone?, aunque no hay que perder de vista el ramalazo roquero de Feel Like Going Home, Free Money y The River People. Esa aparente transición del disco entre dos bloques, sin embargo, se rompe con la velvetiana Buffalo Ballet. De esa manera The Walkabouts mantenía el tipo a la hora de acercarse a la música de sus ancestros sin perder para nada frescura y no caer en la imitación falta de sentimiento.

Canciones: Satisfied Mind. Loom Of The Land. The River People. Polly. Buffalo Ballet. Lover's Crime. Shelter For An Evening. Dear Darling. Poor Side Oof Town. Free Money. 
The Storms Are on the Ocean. Feel Like Going Home. Will You Miss Me When I'm Gone?.

Músicos: Carla Torgerson (guitarras, cello y voz), Chris Eckman (guitarras y voz), Glenn Slater (piano, órgano, Moog sintetizador y acordeón), Michael Wells (bajo, armónica y voz) y Terri Moeller (batería, percusión y voz). Andrew Hare (pedal steel), Clayton Park (violines acústico y eléctrico), Peter Buck (bouzouki eléctrico, mandolina y dulcimer), Larry Barrett (mandolina, lap steel, banjo y voz), Ivan Kral (guitarra eléctrica y sintetizador), Terry Lee Hale (guitarra slide acústica) y Mark Lanegan (voz).

Más portadas: See Beautiful Rattlesnake Gardens (1988), Cataract (1989), Scavenger (1991), New West Motel (1993), Setting the Woods on Fire (1994), Devil's Road (1996), Nighttown (1997), Trail Of Stars (1999), Train Leaves At Eight (2000), Ended Up A Stranger (2001), Acetylene (2005) y Travels In The Dustland (2011).







Diez años en Sing Sing (El Diablo) 2004
Los Nikis Tribute
Portada: Álvaro P-FF


Los Nikis es por derecho propio el nombre que va unido a uno de los grupos básicos de los ochenta hasta el punto de dejar una buena camada de seguidores por activa y pasiva, pues si algunos nuevos grupos de pop se miraban en los denominados Ramones de Algete, sus primeros discos iban a la zaga en reconocimiento hasta el punto de convertirse en apreciado material de coleccionista. De esa legión de colegas que han tocado junto a Los Nikis, o que sencillamente han hechos versiones de sus canciones, abundan Diez años en Sing Sing, un disco de homenaje con 23 canciones del combo madrileño a cargo de bandas de los ochenta y noventa, incluso de una formación estadounidense como The Mockers. Otra vez suenan Por el interés te quiero Andrés, Mi chica se ha ido a Katmandú, La rebelión de los humanos Olaf el vikingo, La amenaza amarilla y Sangre en el Museo de Cero, entre otras, revitalizadas por gente que insiste en que Los Nikis ha sido una de las propuestas más divertidas del pop-punk hispano.

Canciones: The Emperor Strikes Out. Por el interés te quiero Andrés. Diez años en Sing Sing. Mi chica se ha ido a Katmandú. La rebelión de los humanos. Hablo en inglés. Salvaje pasión. Saturnino es aburrido. Negocios sucios. La naranja no es mecánica. Silvia Sobrini. Brutus. Gammaglobulina. La fiesta medieval. Olaf el vikingo. Tina tiene que espabilar. La amaneza amarilla. Maldito cumpleaños. Los niños del Brasil. Las ventajas de ser de aquí. Sangre en el Museo de Cera. Ernesto. Aurelio el misionero.

Grupos: The Mockers. El canto del loco. FANTA. Baby horror. Borja Torero y Los Electroyonquies. Nobel. DDT. Un pingüino en mi ascensor. GTO 95. Vinilos. Los Marrones. Silvia Sobrinil No Picky. Los Inhumanos. Las Pirañas. 4 Teen Killers. Fangoria. Airbag. La Amenaza Amarilla. L-Kan. Intronautas. Pereza. La Hormiga Atómica.


Más portadas: La amenaza amarilla -EP- (1981), Sangre en el Museo de Cera -EP- (1982), Olaf el vikingo (1985), Marines a pleno sol (1986), Submarines a pleno sol (1987), La hormigonera asesina (1989), Mi chica se ha ido a Benidorm (2005) y Más de lo mismo (1998).


Los Nikis en una actuación en La Edad de Oro, de TVE 2
Fuente: http://www.losnikis.com/nikis-fotos






Caught In Flux (Edigsa) 1981
Eyeless in Gaza
Portada: James Wolf


Elepé del dúo británico Eyeless In Gaza, que toma el nombre de una novela de Aldous Huxley, publicado en 1981 junto a un disco de 12 pulgadas titulado The eyes of beautiful losers. Esta segunda grabación entra en la línea de la música independiente y minimalista que no se adscribe a estilo determinado porque aunque para la elaboración de pasajes tan evocadores los dos componentes del grupo, además de teclados, utilicen a veces guitarras eléctricas, el sonido ni es rock ni pop, aunque un poso de ambos se nota en el fondo. Las canciones que hablan de intimidades de las personas. Peter Bates opinaba a comienzos de los ochenta que las canciones del dúo describen emociones de la gente tanto positivas como negativas. Esas emociones están presentes en Point You, The Decoration, Rose Petal Knot, The Eyes Of Beautiful Losers o Still Air, entre otras piezas reseñables de la segunda entrega discográfica de Eyeless In Gaza, otra forma de encarar la música electrónica. El encargado del trabajo artístico de la carpeta de los discos fue James Wolf.

Canciones: Disco 1 (12”). The Eyes Of Beautiful Losers. Still Air. Out From The Day-To-Day. True Colour. Keynote Inertia. Disco 2 (elepé). Sixth Sense. Point You. Voice From The Tracks. Scale Amiss. The Decoration. Continual. Soul On Thin In Ice. Rose Petal Knot. Skeletal Framework. See Red. Half Light. Every Which Way.

Músicos: Marty Bates (órgano, guitarra eléctrica y voz) y Peter Becker (órgano, piano, glockenspiel, bajo, melódica y voz).

Más portadas: Photographs As Memories (1980), Drumming The Beating Heart (1982), Pale Hands I Loved S Well (1982), Rust Red September (1983), Back From The Rain (1986),  Fabulous Library (1993), Saw You in Reminding Pictures (1994), Bitter Apples (1995),All Under the Leaves, the Leaves of Life (1996), Song of the Beautiful Wanton (2000),Summer Salt & Subway Sun (2006), Answer Song & Dance (2010), Everyone Feels Like A Stranger (2011), Butterfly Attitude (2012) y Mania Sour (2014).







The Complete Recordings (Columbia) 1990
Robert Johnson
Portada: foto archivo familiar RJ


Robert Johnson (1911-1938), figura indiscutible del avance del blues hacia otros ámbitos geográficos que no fueran en exclusiva los del medio rural, era en la práctica un guitarrista desconocido hasta la década de 1960 cuando se comercializaron sus canciones en nuevos formatos discográficos, como el elepé. El denominado rey del delta del Misisipi hasta la segunda mitad del siglo XX, salvo para los seguidores superlativos de dicho género, pasaba desapercibido dentro de las preferencias de quienes seguían la música popular grabada. A ello contribuyeron una figura alimentada por la leyenda y 41 canciones (29 más 12 tomas alternativas) recogidas en un estudio ambulante en los años 1936 y 1937. A la escasez de información se añadía la ausencia de imágenes de calidad de su persona. Su temprana muerte hizo que aumentase la mitología en torno a su vida y a su arte. 

Lo que está claro es que la forma de tocar de Johnson realza la técnica slide y le da un aire más moderno que sus maestros, pues antes de grabar Robert fue uno más de aquellos músicos nómadas que recorrían Estados Unidos y parte de Canadá para animar cualquier fiesta o simplemente se dejaban caer en calles o esquinas para esparcir sus notas y voces a cambio de un puñado de monedas de los viandantes.

La casa discográfica Columbia recuperó todas las grabaciones de Robert Johnson en 1990 gracias a un cedé doble en cuya portada aparecía una fotografía hasta entonces inédita del  mítico Robert Johnson, elegantemente trajeado, con sombrero y una brillante guitarra de la marca Gibson. Muddy Waters, otro de los guitarristas que protagonizaron otra transición del blues, reconocía que de joven había escuchado la actuación de Johnson en una granja de la zona de Misisipi. "El sonido era increíble y dejaba literalmente clavado al público". Sin embargo, el rey del delta blues moría en 1938, en circunstancias nunca aclaradas, más alimento a su leyenda, lo cual cortó de cuajo una brillante carrera musical en la que tenía mucho que decir aún. Su temprana desaparición inauguraba el club de los músicos populares fallecidos a los 27. 

Robert Johnson se crió y dio sus primeros pasos con la música de fondo del blues rural pero  su virtuosismo de autodidacta a la guitarra posibilitó asimismo una versatilidad a la hora de componer que no le hacía ascos a otros géneros musicales en boga en las primeras décadas del siglo XX, incluidos los de reminiscencias africanas propias de un descendiente de esclavos negros. La muerte en plena juventud y el desconocimiento inicial de Johnson y su obra tras  su desaparición no impidieron que sus canciones quedasen para siempre entre las principales del repertorio de blues intemporal. 

De la autoría de Johnson permanecen como representativas del género y constantemente revisionadas por músicos de todas las edades: Come On in My Kitchen, Cross Road Blues, Dust My Broom, Hellhound on My Trail, Kind Hearted Woman Blues, Love in Vain, Ramblin' On My Mind, Sweet Home Chicago, Terraplane Blues o They're Red Hot, un legado que marca a generaciones de solistas y grupos que se sintieron tocados por el arte del rey del delta blues. También son canónicas las composiciones que interpretó de otros autores, como por ejemplo, Mil Cow Blues, o las relecturas que hizo de algunas más, como 32-20.

Canciones: CD1: Kind Hearted Woman Blues. Kind Hearted Woman Blues (toma altenativa). I Believe I'll Dust My Broom. Sweet Home Chicago. Ramblin' On My Mind (ta), Ramblin' On My Mind. When You Got a Good Friend. When You Got a Good Friend (ta). Come On In My Kitchen (ta). Come On In My Kitchen. Terraplane Blues. Phonograph Blues. Phonograph Blues (ta). 32-20 Blues. They're Red Hot. Dead Shrimp Blues. Cross Road Blues. Cross Road Blues (ta). Walkin' Blues. Last Fair Deal Gone Down.

CD2: Preaching Blues (Up Jumped the Devil). If I Had Possession Over Judgment Day. Stones In My Passway. I'm a Steady Rollin' Man. From Four Till Late. Hellhound On My Trail. Little Queen of Spades. Little Queen Of Spades (ta). Malted Milk. Drunken Hearted Man. Drunken Hearted Man (ta). Me and the Devil Blues. Me and the Devil Blues (ta). Stop Breakin' Down Blues (ta). Stop Breakin' Down Blues. Traveling Riverside Blues. Honeymoon Blues. Love In Vain (ta). Love In Vain. Milkcow's Calf Blues (ta). Milkcow's Calf Blues.

Músicos: Robert Johnson (guitarra y voz).

Más portadas: King Of The Delta Blues Singers (1961) y King Of The Delta Blues Vol II (1970).









Robert Johnson  (izquierda) con Johnny Shines. Fotografía de la Fundación que lleva el nombre del primero.







29 septiembre 2015



Marks To Prove It (Fiction Records) 2015
The Maccabees
Portada: fotografía de David Busfield


Marks To Prove It es el título del cuarto álbum del quinteto británico The Maccabees, que después de tres años del anterior disco de larga duración vuelven a la carga con renovadas fuerzas mediante un repertorio de 11 canciones que constituyen la prueba de madurez del combo formado en Brighton. La presencia de tres guitarras, teclados, cuerdas, percusiones y coros es una de las constantes del desabrido repertorio que se conjuga con algún que otro tempo lento, lo cual se puede apreciar en las canciones que abren y cierran el disco:  Marks To Prove It y Chorus Dawn. El potente sonido que despliegue el grupo y sus acompañantes está presente en otras piezas del disco como Kamakura, Ribbon Road. Spit It Out, River Song, Something Like Happines y WW1 Portraits, pruebas fehacientes de que The Maccabees progresa adecuadamente en la búsqueda de una sonido que identifique al grupo dentro del marasmo del pop rock de corte independiente.

Canciones: Marks To Prove It. Kamakura. Ribbon Road. Spit It Out. Silence. River Song. Slow Sun. Something Like Happiness. WW1 Portraits. Pioneering Systems. Dawn Chorus.

Músicos: Orlando Weeks (guitarra y voz), Hugo White (guitarras y voz), 
Felix White (guitarras y voz), Rupert Jarvis (bajo) y Sam Doyle (batería). Geraint Watkins (piano), Fabiana Palladino (piano), Paul Burton (bajo), Mike Davis (bajo y trompeta), Kenji Fenton (bajo), Iain Harvie (arreglos de cuerda), Laurie Latham (percusión), Polly Mackey (voz), Stephanie Oyerinde (voz), Sam White (voz) y Rebekah Raa (piano y voz).

Más portadas: Colour It In (2007), Wall Of Arms (2009) y Given To The Wild (2012).



Fotografía de Jordan Hughes, NME




























Edición especial

25 septiembre 2015



De Francia, en la primera andanada de discos del país vecino editados por el sello de música folk Guimbarda, a finales de los setenta, se pusieron a la venta dos elepés de sendos artistas del país vecino. El primero corresponde al guitarrista, compositor y cantante de Orán, Pierre Bensusan (1955), quien desde su primer disco grande cuenta con una notable obra musical en la que se incluye la divulgación de la enseñanza del dominio de la guitarra. Por su parte, Rosina de Pèira (1933) es una de las máximas representantes de la canción en lengua occitana, labor que le ha servido para obtener el reconocimiento internacional mediante la concesión de algunos importantes premios.

A continuación se incluyen las pequeñas reseñas que se incluyeron en el catálogo del primer aniversario del sello Guimbarda (1978 - 1979).

Pierre Bensusan. Près de Paris. Guitarrista argelino francés que busca su inspiración en el folk de su país, así como el de Irlanda o en el de los Estados Unidos, junto a sus instrumentales a la guitarra, incluye composiciones cantadas en francés e inglés.









La dama de la canción occitana interpreta temas populares ampliamente difundidos por todo el país. El grupo que la acompaña utiliza rabeles, zanfonas o vielas de rueda, derbucas, flautas y también banjos y guitarras.






23 septiembre 2015

 El rastro


Los Pilotos & La Bien Querida
Contemplaciones: Homenaje Latinoamericao a Jeanette
2015


  • Negra estrella



22 septiembre 2015

Formato EP


Feels Like Home (Mp3) 2015
Katie Stump

EP de la joven cantautora de Los Ángeles -California-, Katie Stump, quien había adelantado alguna de las cinco canciones del repertorio en formato single. Katie ofrece una refrescante mezcla de pop, folk y country rock.

Canciones:  Stutter. Treasure Map. It`s Alright. Minnesota. Sweeter.

Más portadas: Natural (2013) y Puzzle Pieces (2014).




21 septiembre 2015










Tetralogía de vida
(El principio)

En el origen, la presencia del silencio era habitual, rota solamente por el ulular del viento, el graznido de la lechuza, el canto del carro de bueyes cargado de monte, el parloteo de los vecinos, los trenes o los sonidos de alguna radio encendida, aunque todo eso son suposiciones que muchos años después hago en relación con aquel tiempo de caída en picado de un sistema de vida basado en la economía de subsistencia cuyos representantes huían hacia lejanas ciudades.

De aquellos cuatro años, elijo, medio siglo y una década después, cuatro discos que podían bien acompañar la banda sonora del año de mi nacimiento y los tres restantes, repertorios que se completan con algunas nanas en gallego de las que tampoco tengo recuerdo claro si no es por quienes las cantaron, pero ahora ya no lo pueden hacer.

1955. Para abrir viajo al sur de América, como años atrás, hicieron bastantes de mis antepasados. El tango siempre está presente entre mis preferencia musicales, y no me gusta extenderme en los mil y un nombres que pueblan ese vasto territorio que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, escojo una obra rompedora con del gran Astor Piazzolla, quien sin duda universalizó aún más ese género musical nacido en torno a las grandes poblaciones del Mar de la Plata. El álbum se llama Sinfonía de tango y reune un buen número de piezas cuyos títulos dicen bastante de la intensidad que el compositor y bandoeonista argentina ponía cuando se abría a otras músicas para misturarlas con la tradición porteña.

1956. Vía Nueva York aparece Cuban Carnival, un disco grande en el que un descendiente de latinos nacido en la ciudad de los rascacielos daba rienda suelta a los ritmos afrocaribeños que tanto seguimiento tenían en la base musical de Tito Puente, quien sentó las bases de la percusión abierta a diferentes estilos, como se puede comprobar en varias canciones del disco, en el que, por cierto, tocan otros destacados instrumentistas que aportaron mucha salsa a Cuban Carnival. 

1957. Aunque belga, las canciones de Jacques Brel se asocian a Francia, un país en el cantautor desarrolló una impresionante carrera musical que le ha convertido en un clásico del siglo XX gracias piezas como Quand n'a que l'amour. 

1958. Y esta primera tetralogía se cierra con un gran cantaor, un artista que en su niñez incluso llegó a ilusionar a Manuel de Falla y Federico García Lorca. De Manolo Caracol recupero de aquellos años en grises el LP titulado Cante flamenco, en el que se encuentran diferentes palos que no le eran ajenos al sevillano.