14 abril 2015



Marvin Gaye 1961 - 1965
Caja de 7 vinilos (LP)
Universal Music 


The Soulful Moods Of Marvin Gaye 
(1961)

Cara A
Masquerade
Funny Valentine
Witchcraft
Easy Lving
How Deep The Ocean

Cara B
How High The Moon
Love For Sale
Always
Never Let You Go
Let Your Conscience Be Your Guide
You Don’t Know What Love Is





That Stubborn Kind Of Fellow 
(1963)

Cara A
Stubborn Kind Of Fellow
Pride & Joy
Hitch Hike
Get My hands On Some Lovin’
Wherever I Lay My Hat

Cara B
Soldier’s Plea
It Hurt Me Too
Taking My Time
Hello There Angel
I’m Yours, You’re Mine





When I’m Alone I Cry
(1964)

Cara A
You’ve Changed
I Was Telling Her About You
I Wonder
I’ll Be Around
 Because Of You

Cara B
I Don’t Know Why
I’ve Grown Accustomed To Her Face
If My Heart Could Sing
When Your Lover Has Gone
When I'm Alone I Cry





Hello Broadway 
(1964)

Cara A
Hello Broadway
People
The Party’s Over
On The Street Where You Live
What Kind Of Fool I Am
 My Kind Of Town

Cara B
The Days Of Wine And Roses
This Is The Life
My Way
Hello Dolly
Walk On The Wild Side





Together With Mary Wells 
(1964)

Cara A
Once Upon A Time
Deed I Do
Until I Met You
Together
(I Love You) For Sentimental Reasons

Cara B
The Late Late Show
After The Lights Go Down Low
Squeeze Me
What’s The Matter With You Baby
You Came A Long Way From St.Louis





How Sweet It Is To Be Loved By You
(1965)

Cara A
You’re a Wonderful One
How Sweet It Is (To Be Loved By You)
Try It Baby
Baby Don’t You Do It
Need Your Lovin’ (Want You Back)
One Of These Days

Cara B
No Good Without You
Stepping Closer To Your Heart
Need Somebody
Me And My Lonely Room
Now That Yo'uve Won Me
Forever





A Tribute To Nat King Cole 
(1965)

Cara A
Nature Boy
Ramblin’ Rose
Too Young
Pretend
Straighten Up And Fly Right
Mona Lisa

Cara B
Unforgettable
To The Ends Of The Earth
Sweet Lorraine
It’s Only A Paper Moon
Send For Me
Calypso Blues




El primer lustro en solitario

El próximo mes de mayo está prevista la puesta en venta del "vinyl box": Marvin Gaye 1961 - 1965, a cargo de Universal Music, una caja de siete discos de vinilo en formato larga duración (LP) de 180 gramos que corresponden a las primeras grabaciones realizada para el sello discográfico Tamla Motown por el citado cantante, compositor y músico. Con esta nueva edición se recuperan algunos de los discos difíciles de encontrar y pertenecientes al Marvin Gaye de la primera mitad de los sesenta, etapa en la que el cantante comenzaba su periplo musical en solitario en la mencionada factoría musical de Detroit. 

La caja ofrece desde The Soulful Mood Of Marvin Gaye, de 1961, una colección de estándares de la música popular estadounidense y composiciones de la casa Motown que indican que se estaba gestando a comienzos de los sesenta uno de los sonidos más representativos de aquella década y de la siguiente, como se puede percibir tras la escucha del elepé That Stubborn Kind Of Fellow, distribuido en 1963 y en cuyo repertorio aparecen algunas canciones que influyeron en el rock que se hacía en Europa. La colección ofrece asimismo otros trabajos de Gaye, entre otros, uno de sus acertados dúos con acompañante femenina, Mary Wells, un acercamiento al público blanco en Hello Brodway, el sentido homenaje a su admirado Nat King Cole tras la desaparición de este exitoso pianista y cantante.

La caja contiene además r&blues y soul de excelentes facturas, caso de la grabación titulada How Sweet It Is To Be Loved By You (1965) o el acercamiento al jazz en su tercer y poco conocido disco When I'm Alone I Cry (1964). Con todo el material grabado por Marvin Gaye en su primer lustro en solitario, se pone a disposición del público un excelente documento para seguir la evolución de uno de los mejores representantes del soul del siglo pasado, cuya búsqueda de un estilo propio, apuntado en bastantes canciones de la caja, tuvo importantes momentos en discos posteriores que sentaron las bases de una nueva concepción del soul.  

                                                                                                                                                                                                                                                La música, con letra entra

El primer contacto que tuve con el grupo Los Suaves fue de carácter visual en la tienda de Discoplay, situada en los sótanos de la Gran Vía madrileña. En 1982, el rock and roll puro y duro estaba reservado a leyendas y algunos francotiradores que no entraban en la aplicación de nuevas tecnologías como instrumentos programados y variopintos teclados que por doquier -a muchas grabaciones me remito- daban una sonoridad que nada se asemejaba a la de la larga lista de grupos y solistas a los que desde la década de 1950 sentaban y sientan las bases de un género sin el que no se puede entender la evolución de la música popular.

En el conocido y mítico establecimiento de Madrid estaba a la venta un elepé de un grupo desconocido para mì que tenía un nombre sencillo pero no por ello desacostumbrado para distinguir un combo de roqueros irreductibles en aquellos tiempos de barullo posmoderno nacido al calor de las diferentes movidas que se expandieron por diferentes puntos de la península ibérica. De Los Suaves, luego me enteré que eran paisanos gallegos, me gustaron varias cancciones del disco grande titulado Esta vida me va a matar, pero, sobre todo, guarde a buen recaudo para entonarla durante mucho tiempo la letra de Siempre igual. 

Con el tiempo tuve que dejar Madrid por asuntos de trabajo, y fui a parar a la ciudad de Ourense, cuna de Los Suaves, donde conocí a Charli Domínguez, con quien compartí alegrías, mucha música, y también momentos de desánimo que iban paralelos a la gran pasión del bajista por vivir el rock sin morir en el intento. Y eso es lo que recoge con excelente precisión Javier Domínguez (hermano de Yosi y Charli) en su libro titulado: Los Suaves. Mi casa es el rock 'n' roll, editado en la colección Extramuros de Edicións Xerais de Galicia. La conclusión tras su lectura es que es posible que incluso en el lugar más escondido haya personas que lleven en forma de música y canciones sus vivencias a miles de personas de diferentes generaciones y distintas geografías. ¡Mil primaveras máis para Los Suaves!